• Tupropósitoemprendedor

🥇 Innovar es de todos, atrévete con Design Thinking





Tema en gran tendencia que está en boca de todos los emprendedores y altos directivos de las organizaciones, y no es para menos debido a que gracias a la innovación e ideas disruptivas viables, se logrará la resiliencia en las organizaciones en el mercado.

Hay muchos conceptos de innovación, pero reúno las diversas ideas en la siguiente frase: Innovación es la generación de valor a un segmento de mercado. Muchos ven la innovación lejos, que alguien más lo hará, que solo es para genios o personas muy creativas y la realidad es que no es así, todos desde nuestro rol en la empresa o nuestros hogares podemos innovar y ofrecer valor.


¿Cómo saber en qué puedo innovar?


La innovación no llega como un destello de magia o un suspiro de innovación, realmente es un proceso apoyado en metodologías aprobadas que buscan dar libertad a la creatividad y a equivocarse rápido y barato. En este artículo voy a explicarles sobre una metodología que captó mi atención y ha ayudado a muchas organizaciones a reinventar su modelo de negocio.


Design Thinking


Esta metodología de innovación, busca plantearse las mejores mejores preguntas y encontrar las respuestas que hasta el momento no se han descubierto. Design thinking está centrado en las personas, y esta característica justifica el éxito de sus resultados, debido a que en las personas están las necesidades y mejores respuestas, aunque nosotros como consumidores en muchas ocasiones no sabemos que queremos o necesitamos realmente, nuestros actos y decisiones diarias manifiesta mucha información útil para los procesos de innovación.



Esta metodología es práctica, útil y divertida y se divide en las siguientes fases:


Se reúne a colaboradores de todas las áreas de la organización que intervengan directa o indirectamente en la experiencia del usuario, para realizar un taller de creatividad e innovación


1. Empatizar: En esta fase, el objetivo es identificar el punto de partida. Lograr empatía implica conocer internamente lo que está pasando en la organización, cómo actúan sus perfiles de clientes y demás partes interesadas (socios, proveedores, inversionistas, etc).

En otras palabras, observar. No solo ver las acciones, observar implica un análisis más profundo sobre el sentir de las personas que hacen parte del modelo de negocio.


2. Definir: Como resultado de la anterior fase, se debe definir el punto de partida, es decir que queremos solucionar o mejorar. Este punto de partida o necesidad debe ser relevante para el negocio y para su segmento de mercado


3. Ideas: Con los equipos reunidos, se reparten post its y el objetivo es que escriban de manera individual la máxima cantidad de soluciones (pueden ser lo más espontaneas y atrevidas que se quiera), la idea con el ejercicio es darle voz a los que no siempre lideran y obtener ideas disruptivas fuera de lo convencional.


4. Prototipar: La creatividad y libertad de opinión esta expuesta a errores, a creer que cierta solución será aceptada por los usuarios y esto es del todo cierto. Por lo tanto, es de gran importancia prototipar las ideas ganadoras para así obtener información clave para la toma de decisión final.


El ejercicio de hacer un prototipo, tiene que ser en un corto tiempo y sin recurrir a mucho recurso económico. Ejemplo: Vídeo, demo, entrevistas, prototipo con materiales reciclables didácticos, trabajo de campo. etc.


5. Testear: La etapa anterior permite obtener información real sobre si la idea probada funciona o no, si cumple los objetivos planteados, genera valor para el segmento de mercado y un retorno económico. Con base en esta información, se debe decidir si seguir o volver a realizar el ejercicio hasta obtener una respuesta innovadora y viable al negocio




Déjanos saber si has utilizado esta metodología o si te gustaría saber más detalle sobre cómo realizar estos talleres de Design Thinking 👇👇👇